Shibari – De arte milenario a erotismo moderno.

 

Quizás muchos se preguntarán lo que es shibari, otros seguramente habrán visto en algunas imágenes o películas. Pero no hay que confundirlo con el Bondage, (las ataduras de tipo sumisión sexual).

NOTA: Antes que nada todo lo que expondré y mostraré en este post es 100% consensuado y de puro placer mutuo; está aclaración viene no solo para no ser mal interpretado como un acto de violencia o algo por el estilo. 

Les dejaré la explicación que aparece en Wikipedia ya que es una de las mas claras y completas que encontre sobre que es el shibari, y si bien hay sitios especializados en general están en ingles o japones y son algo toscos.

¿Qué es el Shibari?

El Shibari (縛り, literalmente «atadura») o Kinbaku (緊縛, literalmente «atadura tensa») es un estilo japonés implica atar siguiendo ciertos principios técnicos y estéticos, y empleando cuerdas generalmente de fibras naturales.

Mientras que shibari define la acción, el kinbaku se refiere al arte del encordamiento. Es importante resaltar la diferencia de concepto entre el shibari japonés y los cordajes de orientación occidental (Bondage), que solo pretenden generalmente la inmovilización del sujeto atado. El arte del shibari no implica forzosamente la inmovilización y tiene también otros aspectos, como la calidad estética del conjunto cuerda-atamiento-sumisa o sumiso, el plano triangular formado por el maestro, la persona atada y el espectador (muy importante en la tradición japonesa) y tiene, además, muy en cuenta el efecto energético –negativo o positivo- sobre ciertos puntos del cuerpo de la persona entregada al maestro, relacionados con los meridianos energéticos del cuerpo humano según la tradicional medicina oriental. (Midori: The Seductive Art of Japanese Bondage, 2002).

Historia

Inventada como una técnica de sutil y muy codificada forma de tortura y apresamiento de prisioneros, que solo podía ser ejecutada y enseñada por un guerrero samurái, el shibari se construía por etapas, con una considerable atención a los tiempos: primero se inmovilizaba el tronco, luego nalgas y vientre y finalmente se inmovilizaba el cuerpo en su conjunto.

Durante los siglo XV y XVII, Japón vive inmerso en una etapa de reinos feudales o daimios y guerras civiles, denominado período Sengoku, que significa literalmente » país en guerra». A partir de 1603 hasta 1867 comienza el período Edo bajo el sogunato de la familia Tokugawa. Ya antes de ese periodo existían diversas formas, fuertemente ritualizadas, para atrapar e inmovilizar por medio de cuerdas a un samurái enemigo en el mismo campo de batalla. Posteriormente, un código punitivo de 1542 regulaba el uso de cuerdas en la tortura y apresamiento de enemigos y criminales. Existían cuatro formas básicas, que incluían la humillación y la incomodidad (hasta la tortura) para los prisioneros. Estas penas desaparecieron con el reino Tokugawa. En el período Edo (16001878) se desarrolló un arte marcial, llamado hobaku-jutsu, cuyo objetivo era atrapar y mantener retenidos a enemigos o criminales por medio de cuerdas. Se desarrollaron técnicas muy precisas para lograr este fin (a veces cada comunidad rural y cada familia de samuráis tenía las suyas); de modo que al exponer en la plaza pública al prisionero maniatado o colgado, la gente podía observar: la forma de las ligaduras y el tipo de cuerda, deducir la clase social del reo, el crimen que se le imputaba y a veces, también, su edad y profesión.

Muchos expertos opinan que el Hojōjutsu (捕縄術)un arte marcial que consiste en inmovilizar al oponente atándole, es el auténtico precursor del shibari, y por tanto del bondage. Aunque este último término tiene una índole más occidental y que en ocasiones lleva a confundir y por lo tanto a comparar ambos términos. Durante cientos de años, la policía japonesa que acabarían por ser, más adelante, los samurais sin señor ni katana que durante el período Edo, perdieron todos sus privilegios por orden del sogunato; empleaban estas técnicas secretas (nadie que no fuera de esta posición social podía ver su ejecución) para inmovilizar a los criminales. Debían seguir tres normas inviolables al ejecutar un Hojōjutsu:

  • El prisionero no debía sufrir daños permanentes.
  • El prisionero no debía poder escapar.
  • Nadie que no perteneciese a esta clase social debía presenciar su técnica.

Aún hoy en día, la policía nipona sigue practicando sistemas de lucha como el Taihojutsu (逮捕術), que incorporan antiguas técnicas Hojōjutsu para los atamientos.

Hacia finales del periodo Edo aparece la primera documentación sobre el shibari propiamente dicho, en forma de imágenes donde se muestra el uso de la cuerda con fines eróticos. En el castillo de Matsumoto se pueden encontrar los primeros dibujos señalando el paso del shibari de técnica marcial y de tortura a práctica de refinada sensualidad. La documentación sobre el shibari japonés anterior a ese momento es muy escasa, aunque se menciona en la literatura popular.

Las cuerdas y el erotismo

Suele confundirse el Shibari con el Bondage muy frecuentemente, pero la diferencias son simples.

El bondage tiene como objetivo inmovilizar a la persona con el fin de sumisión y disposición para el acto sexual, es muy frecuente esta técnica en el mundo del BDSM. El bondage no tiene una técnica establecida sino el simple objetivo de inmovilizar.

El shibari por otro lado no busca necesariamente inmovilizar ni necesariamente el intercambio sexual, lo que se pretende es un intercambio y manejo de la energía sexual a través de las cuerdas. Su técnica está muy bien estudiada y uno de los requisitos fundamentales y básicos para un buen atador es que el resultado sea estético, componer una imagen fluida y armónica entre las cuerdas y la sumisa.

Su técnica se basa en figuras de encordonamiento que puede ser de pie, en el suelo o suspendidas, está última es realmente atractiva y ecxitante.

Creo que lo más interesante y excitante de practicar shibari ya sea como atador o atado es el intercambio de energía que se genera, la tensión de las cuerdas mezclado con una entrega completa hace de este arte una disciplina que día a día va encontrar más adeptos.

Aprovecho para compartirles unas fotos que realice de shibari a un atador amigo y su modelo.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Shibari-ger-riarteshibari-gerriarte

Atador: Shakur – www.atame.tv

Modelo: Muza de la luz – http://www.muzadelaluz.com/

 

¿Te gustó el episodio?

Recomendados

Ep 36 – Fabio Borquez

Hola a todos, con algunas demoras pero aquí está, el episodio numero 36 de Fotografía para el oído junto con el gran Fabio Borquez. En