Los paisajes urbanos se convierten en cotidianos con el tiempo, las frecuencias y solo por la rutina de vivir en el.

Los cuerpos que la recorren son siempre los mismos, por el simple hecho de que no observamos, el paisaje corporal junto al paisaje urbano converge un diálogo que lucha contra el cotidiano

Deja una respuesta