Harold Eugene Edgerton «El Hombre que hizo que el tiempo se detuviera»

Fue un fotógrafo e ingeniero eléctrico estadounidense.
Era estudiante del Instituto Tecnológico de Massachusetts cuando en 1926 había ya desarrollado un tubo de flash que podía producir destellos de elevada intensidad lumínica en tan sólo 1/1,000,000 de segundos. Este invento sigue siendo utilizado en los dispositivos fotográficos de hoy en día y ya que puede también emitir ráfagas de luz repetidamente en breves intervalos regulares, es ideal para usarse como estroboscopio.
Con esta tecnología Edgerton fue capaz de fotografiar cosas como gotas de leche cayendo dentro de un plato y balas que se desplazaban a velocidades de hasta 24,000 kilómetros por hora; resultando en imágenes apreciables por su belleza artística y su valor para la industria y la ciencia.

El estroboscopio es un instrumento inventado por el matemático e inventor austríaco Simon von Stampfer hacia 1829, que permite visualizar un objeto que está girando como si estuviera inmóvil o girando muy lentamente. Este principio es usado para el estudio de objetos en rotación o vibración, como las partes de máquinas y las cuerdas vibratorias. Fue desarrollado en la misma época en la que el físico belga Joseph Plateau daba a conocer su fenaquistiscopio.
Permite encender y apagar luces, en un lapso dado, la cantidad de veces que uno desee. Este dispositivo es muy utilizado en clubes nocturnos y en la producción de películas para dar la sensación de movimientos rápidos.

¿Te gustó el episodio?

Recomendados

Ep 36 – Fabio Borquez

Hola a todos, con algunas demoras pero aquí está, el episodio numero 36 de Fotografía para el oído junto con el gran Fabio Borquez. En